Numerología

el

numerologia.jpg

La Numerología es un conjunto de creencias que piensa que los números tienen una relación espiritual con todo lo que los rodea. Nació por el amor que tenían desde la Antigüedad los matemáticos hacia los números, a los que consideraban perfectos y a los que les atribuían una serie de propiedades místicas.

Fue Pitágoras, quien en el año 530 a.C, estableció y desarrolló una teoría basada en la numerología, llamada “la música de las esferas”, conectando los planetas y la vibración que, en su opinión, producen los números. Estos conseguían dar una frecuencia y con ello determinó que cada uno de los números (1 al 9) estaba dotado de significados y características propias.

¿Para qué Sirve la Numerología?

La Numerología determina las características y personalidad de las personas. Son los números quiénes marcan qué tipo de vida vamos a llevar, qué habilidades y debilidades tendremos, qué cosas nos van a suceder en la vida, las relaciones que tendremos…todo ello desde el momento en que nacemos bajo un determinado número que nos llenará de su energía.

Los números se encargarán de guiar nuestro destino. 

Los números a tener en cuenta son los comprendidos entre el 1 y el 9, el 0 no se cuenta porque se dice que no emite ninguna vibración o frecuencia, sólo es silencio.

Historia de la Numerología

Se liga esta adivinación o mancia a los tiempos de Pitágoras en Grecia (s. VI-V a. C.) o incluso a los caldeos (s. VIII-VII a. C.), si bien esta denominación de “caldeos” era el modo como los romanos solían llamar a los astrólogos y los matemáticos de Babilonia.

En Occidente podemos encuadrar la numerología dentro de la concepción religiosa – de la que verdaderamente sabemos muy poco – de los números de la escuela pitagórica del siglo VI-V a. C. , sus relaciones geométricas, sucesiones, tipos y la relación de los números con el mundo y el cosmos.

Tras la disolución de su grupo de Crotona (sur de Italia), su influencia se extendió a gran parte del pensamiento helenístico con la denominación de neopitagorismo, muchas veces un sincretismo filosófico-religioso, magia y superstición, y de ahí al neoplatonismo.

Es especialmente con esta degeneración mágica de las matemáticas griegas pitagóricas (cada vez más al margen de la ciencia matemática y más cerca de las mancias y la mística supersticiosa) con quien el cristianismo se enfrentó en su intento de ir eliminando las supercherías de los conjuros y sortilegios ligados a los números.

No obstante, estos aspectos permanecieron en los siglos medievales, con diferencias regionales, temporales y sociales, y resurgieron con fuerza durante el Renacimiento ante el redescubrimiento de autores neoplatónicos y del Medio Oriente.

Dentro de la numerología es fundamental el uso de las fechas de nacimiento, los años, meses, días, la edad del sujeto, así como hoy en día también, los números de identificación personal, los números de identificación social, los códigos de barras de los productos o las matrículas de los vehículos, entre otros; elementos todos para buscar y predecir acontecimientos o ligar hechos futuros, ventura o fatalidad, a alguna persona o suceso.

Además del uso de los números, desde antiguo ha sido habitual el corresponder y agrupar los números con las letras del alfabeto, o bien dando a todas las letras números entre el 0 y el 9, o bien, entre el 1 y 9, o bien, más allá del 9 hasta alcanzar tantos valores como letras haya en el alfabeto considerado.

Esto supone combinar no sólo fechas o números propiamente, sino palabras y frases, que de este modo adquieren valor numérico.

Las palabras y frases pueden así sumar sus respectivos dígitos dando lugar a cifras, que de nuevo han de reducirse mediante adición hasta alcanzar un sólo número entre el conjunto origen, número con aspecto “mágico” o propiedades ocultas ligadas a la persona o al acontecimiento que se trate en dicho nombre, palabra o frase originaria.

Estos son los métodos más habituales dentro de la denominada modernamente numerología caldea, hebrea, árabe, griega, helenista, y también del medio oriente, por la normal correspondencia de números y letras, que en algunos lenguajes era propio y normal en su desarrollo más arcaico, como en las lenguas semitas.

En el judaísmo estuvo muy desarrollada la simbología numérica y la gematría como identificación de caracteres literales con números, llegando su uso hasta las centenas, siendo muy habitual su utilización por los místicos cabalistas tardo-medievales y subsiguientes en la búsqueda en la Torá (Pentateuco) o en los Neviim (Profetas) de significados futuros.

Otro tanto se puede decir de la cultura islámica usando la lengua árabe, y en menor medida de las culturas griega, romana y armenia, que también usaron de estas técnicas identificativas.

La alquimia medieval usó también la asignación a ciertos elementos y compuestos de notaciones numéricas construidas a partir de las letras de sus nombres, como hizo en el siglo VIII y IX Jabir ibn Hayyan, si bien no fue un método muy extendido.

Al margen de otros desarrollos numerológicos más complejos como los vistos, la importancia de los números, su ordenación y grados, se mantiene en general en todas las agrupaciones mistéricas, esotéricas, masónicas, rosacruces y grupos iniciáticos.

Algunas propiedades supuestas en los números

Algunas características o propiedades habituales en las diferentes corrientes son las siguientes, sin demasiado detalle y extensión:

1. El uno es considerado la unidad, creador del resto de números, principio también nivelador.
2. El número dos a veces es visto como yin y yang, como polaridad de la realidad, blanco y negro, la unión de lo masculino y lo femenino.
3. El tres es considerado como la tríada, la unión de los tres estados físicos básicos naturales del mundo (aire-agua-tierra) y del hombre (cuerpo-mente-espíritu), o bien, principio de avance y evolución (tesis-antítesis-síntesis), entre otros aspectos.
4. El cuatro viene ligado a los cuatro elementos del filósofo griego del siglo V a. C. Empédocles (aire-agua-tierra-fuego) o los cuatro puntos cardinales, la totalidad del mundo.
5. El cinco supone la adición a los anteriores elementos de Empédocles del éter, entre otras posibilidades, lo que le confiere un aspecto de libertad y volubilidad.

Junto a ello, la numerología habla de números afines y compatibilidades a uno dado y lo contrario, números a los que evitar o contra-afines.

La numerología une también los números con los días de la semana o los planetas de la antigüedad.

En muchos aspectos, y tras partir de un nombre de persona y obtener su número asociado, la numerología es muy parecida a la astrología zodiacal.

Fuentes: Aleteia – Portal del Tarot

Si quieres saber más, o quieres tener tu carta numerológica puedes escribir un comentario o buscar nuestro facebook: https://www.facebook.com/ViajeYoguini/

Si haz leído este post tienes un 20% de descuento.

Que tengas lindo día.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s